Dot Kirolak

Papá, ¿por qué somos del Atleti?

Iker Saenz (Entrenador del Sasikoa)

Artículo de opinión de Iker Saenz

No, no he escrito mal el nombre de nuestro querido Athletic, y tampoco llamaba papá a mi aita, pero llevo tiempo con aquel anuncio en la cabeza. Aquel que la empresa publicitaria Sra. Rushmore lanzó para el Atlético de Madrid, hace ya más de diez años, en el que un niño así se dirigía a su padre. Esa pregunta me la repito cada vez más cuando escucho hablar de nuestro Athletic, cuando analizo la forma en la que algunos athletizales (creo que no demasiados, pero si ruidosos) se refieren a sus jugadores, o cuando algunos se plantean, borragoma en mano, eliminar de nuestra filosofía las líneas que durante tanto tiempo han sido el corazón de este club (solo el simple hecho de pensarlo ya me parece un sacrilegio). El por qué es sencillo, no concibo algunas formas de ver o hablar del Athletic, de sus jugadores, y trato de buscarle explicación, porque no se si al final seré yo el que se ha metido en dirección contraria en la autopista. Quizás después de la victoria contra el Alavés nadie se pregunte por qué es del Athletic, pero creo que si que es una reflexión necesaria, porque cuando vienen mal dadas uno lo tiene que tener claro.

En lo que a las críticas desproporcionadas a algunos jugadores se refiere creo que encuentro dos posibles explicaciones. Una es que parte de la afición es más de los jugadores que del Athletic, y si no juega el mío, cera a diestro y siniestro. Y lo creo porque a mi personalmente así me sucedió con Julen Guerrero. Julen consiguió ilusionarme quizás más de lo que podía hacerlo el propio equipo, y eso hizo que viviera a través de él mi pasión por el Athletic. Disfrutaba enormemente cuando el disfrutaba en el campo, me enfadaba cuando no jugaba y sufrí la forma en la que tuvo que dejarlo, incluso buscaba culpables. Me equivocaba, el propio Julen, o jugadores históricos como Iribar han demostrado que el Athletic está muy por encima de ellos.

La otra explicación está en el futbol manager, el fifa, el comunio o en los títulos exprés de entrenadores profesionales que parece nos han repartido a todos. Y es que ya no nos basta con opinar, ya somos el Pedrerol, Roncero o Lama de turno, a ver quien es más duro con la forma de juzgar a determinados jugadores (y no nos escudemos en el salario de unos para darles cera, que también se reparte a los que no tienen la ficha tan alta).

Y todo esto a pesar de estar viendo a un buen Athletic, que pese a las dificultades que afronta cada año para renovarse o suplir sus carencias, sigue haciendo que yo personalmente me siga ilusionando. Me da pena, que por poner algunos ejemplos, algunos no sepan valorar el trabajo y la hazaña de Williams (parece que se lo han regalado entre varios entrenadores), que sobre la cabeza de Balenciaga o Lekue siempre esté el San Benito de sus carencias (incluso cuando están en uno de los mejores momentos de su carrera), o que jugadores como Vesga o Nuñez tuvieran que hacer penitencia perpetua por sus errores. Yo tengo mis preferencias, es indudable, pero me encanta equivocarme cuando creo que un jugador del Athletic no está bien, que gozada cuando se sale uno que yo creía no debía jugar. Porque se puede opinar sin desprestigiar y realmente sentirse orgulloso también de los que fallan, por eso creo que es bueno que nos hagamos la pregunta, y entonces ¿por qué soy del Athletic?.

Porque habiendo cumplido 43 años en septiembre tengo la sensación que soy del Athletic desde hace 43 años y 9 meses; porque la amama que no conocí, a la que le costaba hablar en castellano y se dedicaba al trabajo del caserío, sin saber mucho de fútbol, el Athletic lo sentía como suyo; porque he reido, llorado, saltado de alegría o enfadado con este equipo, y no penséis que es un tema de ganar o perder, es sobre todo un tema de no querer dejar de creer en lo que para mí representa, lo nuestro, lo mío.

Athletic Beti Zurekin!!!!!

1 comentario en “Papá, ¿por qué somos del Atleti?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *