Dot Kirolak

¿Cama caliente o un lugar diferente?

Ibon Cabo Itoiz (Socio Compromisario del Athletic)

Artículo de opinión de Ibon Cabo Itoiz

Las camas calientes son lechos de alquiler por tiempo limitado donde el inquilino solo es dueño de esta por unas cuantas horas. Normalmente están ligadas a situaciones de pobreza extrema. Antiguamente eran los mineros del hierro vizcaíno, aquellos que inventaron el término “alirón”. En los últimos tiempos, este concepto está más ligado a los procesos electorales que se producen en el Athletic, ya que, éstos provocan que cada cuatro años la renovación sea una prioridad y que el asiento del banquillo rojiblanco se convierta cada cierto tiempo en una cama caliente.

El Athletic de Marcelino es un equipo solido en lo defensivo pero nervioso en la elaboración. Tratando de jugar siempre a la máxima velocidad hacia arriba tiene entre sus virtudes el apretar al contrario como modus viventis y la llegada veloz como forma de juego. Pero es un equipo al que a veces le falta pausa y en ocasiones las transiciones en campo propio son demasiado costosas por la falta de líneas diagonales hacia arriba. Aun así, Marcelino ha dado al Athletic un cariz competitivo muy interesante que independientemente del rival lo podemos ver en cualquier campo y ciudad.

A pesar de esto, al abrigo del fin del cuatrienio electoral, comienza la rumorología y la aparición de nuevos curriculumns deportivos. Iraola, Valverde, Luis Fernández, Frank Lampard, Javi Gracia, Quique Sánchez Flores, André Villa-Boas, Albert Celades… en función del gusto futbolístico y de lo rimbombante que suene puede oírse más o menos su nombre para el Athletic en tertulias y bares. Algunos sueños imposibles, otros nombres para martillear al actual inquilino, pero todos ellos nombres para buscar el debate público.

Yo, puestos a soñar, añado uno más: Iñigo Juaristi. Sería una fórmula tranquila de romper con la dicotomía hombres-mujeres en el fútbol. Deseo de todo corazón que un día le llegue esta opción, pero espero que a corto plazo nos vaya tan bién que no haya dudas en torno a la figura de Marcelino. Probablemente hoy no es buen día para reivindicar su figura tras la derrota de ayer. A pesar de esto y de nuestra costumbre de recuperar viejos mitos del ayer para los titulares de hoy como ocurrió ayer con Falcao, yo sigo con la esperanza de que en vez de cama caliente el banquillo de San Mamés se convierta en un lugar diferente.

Al más puro estilo inglés. En el día en el que la ACFF (Asociación de Clubes de Fútbol Femenino) reclaman una negociación conjunta de los derechos audiovisuales y la búsqueda conjunta de patrocinios por parte de la liga y de la RFEF, ese día yo reclamo conciencia de club y paciencia con los inquilinos del banquillo. Y reclamo a la prensa que valore lo que Dinamarca ha hecho recientemente por Afganistán a través de UNICEF. Aunque en este caso sea clamar en

el desierto. Debemos pelear porque este club sea un lugar diferente y no un chiringuito más en la larga historia cortoplacista del fútbol. Yo quiero pelear y peleo porque el Athletic sea un lugar diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *